Saltar al contenido

Como agrandar el pene naturalmente

Los ejercicios para agrandar el pene son el método natural más efectivo para hacer crecer el miembro masculino.

Existen distintos tipos de ejercicios y cada uno cumple una función:

  • Los ejercicios jelqing sirven para llenar de sangre el pene haciéndolo crecer en longitud y en grosor.
  • Los ejercicios kegel son ejercicios que se practican de forma simultánea a los jelqings y sirven para llevar más sangre hacia el pene.
  • Los ejercicios de estiramiento son los encargados de hacer más flexibles los tejidos y ligamentos que sostienen al pene y en particular el ligamento suspensorio.

Las ventajas de los ejercicios

Antes de comenzar a explicar las ventajas de estos ejercicios es conveniente hablar de qué los diferencia de otros métodos para hacer el pene más grande.

  • Cirugía: es posible llevar a cabo una operación para hacer crecer el pene. El problema de este método es su coste económico y que solo consigue aumentar la longitud en estado de flacidez. El método consiste en seccionar el ligamento suspensorio para que el pene salga hacia afuera del cuerpo cuando está flácido, razón por la cual no se ganan centímetros en estado de erección. Por otro lado, también es posible aumentar el grosor del pene con la inyección de grasa del propio cuerpo, el problema es que con el tiempo más del 50% de esta grasa se acaba reabsorbiendo.
  • Extensores de pene: los extensores o alargadores de pene son una solución efectiva, pero su principal desventaja es que requieren de largos periodos de tiempo para ver resultados. Es necesario usarlos durante al menos 6 meses durante, al menos, 6 horas diarias.
  • Pastillas: las pastillas no son capaces de agrandar el pene de forma permanente, tan solo logran mejorar la circulación sanguínea del pene de forma temporal.
  • Bombas de vacío: el efecto de las bombas de vacío es similar al de las pastillas. Pueden utilizarse para bombear más sangre hacia el pene y hacerlo aparentar más grande durante unos minutos, pero no logra aumentar el pene de forma permanente.
  • Pesas para el pene: las pesas son uno de los métodos más peligrosos y menos efectivos. Al igual que los alargadores requieren de largas horas para lograr algún resultado y además tan solo actúan sobre la longitud del pene, pero no sobre el grosor.

¿De verdad es posible agrandar el pene con ejercicios?

La respuesta corta es sí. Sin embargo, esto no quiere decir que se trata de un método milagroso. Los ejercicios requieren de constancia y de cumplir con la rutina. ¿Cómo funcionan los ejercicios para agrandar el pene? Muy sencillo. El pene está formado por unos tejidos y unos cuerpos cavernosos que albergan la sangre.

Si entrenamos el pene con los ejercicios, poco a poco, se puede ir expandiendo estos tejidos con “microroturas” muy pequeñas. Mediante el periodo de reposo en el cual descansamos de los ejercicios, nuestro organismo aprovecha para reparar esas “microroturas” celulares e ir expandiendo los tejidos del pene.

¿En cuánto tiempo se ven los resultados?

Los primeros resultados de los ejercicios pueden comenzar a apreciarse después de las primeras 4 o 5 semanas. Lo bueno es que los resultados son permanentes. Cualquier milímetro o centímetro que se gane permanece.

Como prepararse para los ejercicios

Antes de realizar los ejercicios es recomendable eliminar el vello púbico para poder realizar los ejercicios con mayor comodidad.

Asimismo es recomendable tener a mano una toalla y lubricante.

La toalla se utiliza para el calentamiento. El calentamiento sirve para preparar el pene y evitar posibles lesiones. Debe empaparse la tolla con agua tibia-caliente y enrollarla alrededor del pene durante 4 minutos. Pasado ese tiempo el pene ya estará listo para comenzar con los ejercicios.

El lubricante se utiliza para llevar a cabo los ejercicios. Es recomendable utilizar un lubricante de base agua, debido a que dura mucho y es fácil de limpiar con agua.

Rutina de ejercicios para agrandar el pene

Existen muchas rutinas distintas de ejercicios, las cuales se explican muy en detalle en guías como Maestro del Pene, pero la rutina más básica puede describirse de la siguiente forma:

1. 20 minutos de ejercicios jelqing + kegel

Los ejercicios jelqing son ejercicios de “ordenamiento” del pene que sirven para mejorar la longitud y el grosor. Para realizarlos correctamente hay que realizar el signo del OK con la mano y “ordeñar” el pene como si estuviéramos tratarlo de exprimirlo.

Primero con una mano y después con la otra, alternativamente. Cada pasada del ejercicio debe detenerse justo debajo de la cabeza del pene y cambiar a la otra mano. Si sigues ordeñando el pene cuando has llegado al glande o cabeza, lo estarás realizando mal.

Al mismo tiempo que realizas el jelqing debes hacer el kegel. ¿Qué son los ejercicios kegel? Muy sencillo, se trata de accionar ese músculo que utilizamos para cortar el chorro cuando orinamos. El músculo se encuentra situado entre los testículos y el ano.

Cada vez que realicemos una contracción del músculo estaremos impulsando sangre hacia el pene.

Así, lo que haremos es contraer el músculo kegel antes de comenzar con una pasada del jelqing para así conseguir un mayor bombeo de sangre.

2. 10 minutos de estiramientos

Una vez terminados los ejercicios anteriores es momento para trabajar la longitud del pene mediante estiramientos.

Para ello hay que agarrar el pene por debajo de la cabeza del glande y estirarlo:

El método más utilizado es “el método del giro”.

Tienes que colocar la mano haciendo el símbolo del OK para sujetar el glande del pene.

Una vez tengas el glande está sujeto se estira el pene hacia la izquierda y después hacia la derecha, es decir en dirección a las agujas del reloj y en dirección opuesta.

Realiza 5 giros en cada dirección durante 10 minutos para completar el ejercicio.

Consejos finales

Agrandar el pene de forma natural requiere de constancia, pero también de descanso para que el organismo sea capaz de reparar las microfisuras y expandir los tejidos.

Tómatelo con calma y realiza los ejercicios en días alternativos (un día sí y un día no).